A medida que los trabajadores limitan los viajes y los aspirantes a vacacionistas se quedan en casa, las aerolíneas, los hoteles y las compañías de cruceros se enfrentan a un oscuro panorama (REUTERS)

A medida que los trabajadores limitan los viajes y los aspirantes a vacacionistas se quedan en casa, las aerolíneas, los hoteles y las compañías de cruceros se enfrentan a un oscuro panorama (REUTERS)

Las amplias prohibiciones de viajes cayeron en cascada en todo el mundo este jueves, bloqueando países e incluso continentes enteros, manteniendo a las personas dentro de sus hogares y frenando los motores del comercio para detener la pandemia de coronavirus. A medida que los trabajadores limitan los viajes y los aspirantes a vacacionistas se quedan en casa, las aerolíneas, los hoteles y las compañías de cruceros se enfrentan a un oscuro panorama.

El Gobierno argentino suspendió ese mismo día todos los vuelos internacionales provenientes de zonas afectadas por el coronavirus por 30 días. La medida quedó oficializada a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), y refiere a las frecuencias programadas para viajar desde China, Corea del Sur, Japón, Irán, Estados Unidos y todos los países de Europa.

Las decisión forma parte de las estrategias precautorias dispuestas ante la propagación global del COVID-19. En principio, la cancelación temporaria tendrá vigencia por un mes, aunque podría llegarse a prolongar. “La autoridad de aplicación podrá prorrogar o abreviar el plazo dispuesto, en atención a la evolución de la situación epidemiológica”, se comunica en el decreto firmado por el presidente Alberto Fernández y los ministros del gabinete.

El Gobierno argentino suspendió el jueves pasado todos los vuelos internacionales provenientes de zonas afectadas por el coronavirus por 30 días (REUTERS)

El Gobierno argentino suspendió el jueves pasado todos los vuelos internacionales provenientes de zonas afectadas por el coronavirus por 30 días (REUTERS)

El sector turístico, más que ninguna otra actividad económica con impacto social, se basa en la interacción entre las personas. Es por eso que actualmente es uno de los sectores más afectados, con repercusiones tanto en la oferta como en la demanda de viajes. La situación plantea un riesgo negativo adicional en un contexto de debilidad de la economía mundial, tensiones geopolíticas, sociales y comerciales, así como un comportamiento desigual de los principales mercados emisores de viajes.

Una de las vulnerabilidades de la industria del turismo es que está construida enteramente en torno a un bien discrecional. Es decir, la mayoría de las personas no tienen que viajar. Ellos eligen. Un vuelo entre Shanghai y Chongqing ahora cuesta USD 4 y se ofrecieron vuelos desde Nueva York a Miami por USD 51 la semana pasada, aproximadamente lo mismo que la tarifa del taxi desde el aeropuerto a Manhattan. El problema para la industria de las aerolíneas es: ¿alguien tomará esos vuelos?

El aumento de los incidentes de turistas que tienen que ser puestos en cuarentena ha aumentado considerablemente la ansiedad y la incertidumbre. En todo el mundo, los cierres y cancelaciones se han convertido en un hecho cotidiano y a medida que el brote continúa afectando fuertemente a los mercados bursátiles, la industria de viajes está sufriendo su peor crisis en más de 18 años.

Las empresas han aconsejado a los empleados que eviten los viajes no esenciales, las conferencias se cancelan y los posibles vacacionistas evitan los viajes al extranjero y los nacionales. “A partir de la propagación del virus alrededor del mundo, la industria turística se está viendo afectada por cancelaciones de vuelos, reservas de hoteles y paquetes por parte de las empresas de turismo, como también de los propios viajeros. Por razones de precaución, muchos viajeros están eligiendo cancelar o cambiar sus viajes y a partir de esto, las aerolíneas tuvieron que flexibilizar sus políticas de cambio y cancelación de sus vuelos, eliminando o reduciendo la penalidad, dependiendo del caso”, explicaron a Infobae desde Turismocity, el buscador que compara precios de viaje.

Atracciones, museos y espacios culturales: cerrados

Las anulaciones o aplazamientos de eventos culturales y deportivos se multiplican en el mundo debido al avance de la pandemia (Foto: AFP)

Las anulaciones o aplazamientos de eventos culturales y deportivos se multiplican en el mundo debido al avance de la pandemia (Foto: AFP)

Las anulaciones o aplazamientos de eventos culturales y deportivos se multiplican en el mundo debido al avance de la pandemia. Los museos y sitios arqueológicos están cerrados en Italia durante el cierre del país. Estas restricciones estarán vigentes hasta al menos el 3 de abril, según funcionarios del gobierno.

La Organización Nacional de Turismo de Japón está actualizando una lista de las atracciones afectadas en Japón. Tokyo Skytree está temporalmente cerrado, junto con muchos museos, parques temáticos y otros lugares turísticos populares.

Los museos de China se han visto obligados a cerrar temporalmente sus puertas debido al brote. En respuesta, la Administración Nacional del Patrimonio Cultural de China (NCHA) les ha pedido que se mantengan activos en las redes sociales y ofrezcan sus servicios digitalmente. Estos incluyen el Museo del Palacio de Beijing en la Ciudad Prohibida, que ha estado cerrado desde el 25 de enero.

Una de las atracciones turísticas más populares de Corea del Sur, el Palacio Gyeongbokgung, ha suspendido todas las visitas guiadas oficiales “hasta nuevo aviso”, según su sitio web. Sin embargo, se permiten visitas autoguiadas. El Museo Nacional de Corea y el Museo Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo de Corea del Sur se encuentran entre las instituciones nacionales del país cerradas hasta nuevo aviso.

El gobernador de Nueva York ordenó el cierre de todos los teatros de Broadway debido a la preocupación por el coronavirus, dejando en la oscuridad una de las atracciones más turísticas de la ciudad y ocasionando agitación en vísperas de los premios Tony (REUTERS)

El gobernador de Nueva York ordenó el cierre de todos los teatros de Broadway debido a la preocupación por el coronavirus, dejando en la oscuridad una de las atracciones más turísticas de la ciudad y ocasionando agitación en vísperas de los premios Tony (REUTERS)

En Berlín, Alemania, los teatros estatales, las óperas y las salas de conciertos permanecerán cerradas del 11 de marzo al 19 de abril, dijo el senador cultural de Berlín, Klaus Lederer, en un comunicado en línea. Se recomienda que los grandes teatros privados sigan su ejemplo, dice.

El Museo Metropolitano, el mayor de Nueva York, la Ópera Metropolitana y el Carnegie Hall cerraron sus puertas de manera temporaria para evitar más contagios por el coronavirus, informaron el jueves las instituciones. El gobernador de Nueva York ordenó también el cierre de todos los teatros de Broadway debido a la preocupación por el coronavirus, dejando en la oscuridad una de las atracciones más turísticas de la ciudad y ocasionando agitación en vísperas de los premios Tony.

Por su parte, el Louvre, el museo más visitado del mundo, cerró el 1 de marzo porque el personal temía un contagio, pero volvió a reabrir tres días después, aunque limitó el número de visitantes.

La plena incidencia del COVID-19 en el turismo internacional, una de las fuerzas más importantes que impulsan la economía mundial

El crecimiento del turismo internacional ha sido una de las fuerzas más importantes y duraderas que impulsan la economía mundial desde la década de 1950 (REUTERS)

El crecimiento del turismo internacional ha sido una de las fuerzas más importantes y duraderas que impulsan la economía mundial desde la década de 1950 (REUTERS)

La propagación del virus ha centrado especialmente la atención en la naturaleza globalizada del turismo internacional y en cómo el sector puede verse afectado por la propagación del virus. El crecimiento del turismo internacional ha sido una de las fuerzas más importantes y duraderas que impulsan la economía mundial desde la década de 1950.

“Teniendo en cuenta el carácter evolutivo de la situación, es demasiado pronto para calcular la plena incidencia del COVID-19 en el turismo internacional”, aseguran desde la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Las cosas se pusieron tan mal que la semana pasada, el director ejecutivo de Southwest, una aerolínea low cost estadounidense con sede en Dallas, ​Gary Kelly, advirtió que la “caída precipitada en las reservas” fue similar a la caída que experimentó la aerolínea después de los ataques terroristas del 11 de septiembre. “En su momento no se trató de un tema económico, sino de miedo”, dijo. “Y creo que eso es realmente lo que está pasando ahora”.

Las comparaciones con el 11 de septiembre no son exageradas. El organismo comercial de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo calcula que los ingresos en todo el mundo este año podrían disminuir entre USD 63 mil millones y USD 113 mil millones, o hasta un 20%. Después del 11 de septiembre, los ingresos de las aerolíneas cayeron un 7%, o USD 23 mil millones, según IATA.

El crucero Grand Princess, con pasajeros que dieron positivo para coronavirus, pasa el puente Golden Gate en San Francisco, California, EEUU (REUTERS)

El crucero Grand Princess, con pasajeros que dieron positivo para coronavirus, pasa el puente Golden Gate en San Francisco, California, EEUU (REUTERS)

No son solo aerolíneas. Las existencias de cruceros se desplomaron aún más después de que el departamento de estado de EEUU advirtiera a los viajeros estadounidenses, especialmente a los ancianos y aquellos con problemas de salud subyacentes, que evitaran los cruceros.

La industria de viajes y ocio es uno de los empleadores más grandes de los EEUU por ejemplo, y la Casa Blanca está preocupada. El principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, anunció “medidas específicas” para compensar el impacto negativo en la industria del brote de coronavirus la semana pasada y Donald Trump, quien recientemente firmó un proyecto de ley de gastos de emergencia por coronavirus de USD 8.3 mil millones, se reunió con ejecutivos de aerolíneas para discutir el impacto del brote.

En su calidad de organismo de las Naciones Unidas que lidera la contribución del turismo al desarrollo sostenible, la OMT emitió una declaración conjunta con la OMS, el organismo principal de las Naciones Unidas al frente de la respuesta mundial al COVID-19. Ambas organizaciones piden responsabilidad y una mayor coordinación para velar por que las medidas de salud se apliquen reduciendo al mínimo las interferencias innecesarias en los viajes internacionales. Además, la respuesta del turismo ha de ser mesurada, coherente y proporcional a la amenaza de salud pública, y ha de basarse en una evaluación local del riesgo.