Inicio / NOTICIAS DE TURISMO / De Santa Rosa de Calamuchita a Alaska a bordo de un Siam

De Santa Rosa de Calamuchita a Alaska a bordo de un Siam

Emilia Lencina y Gastón Oviedo dejaron sus casas y sus trabajos para cumplir el sueño de recorrer América. Ambos refaccionaron un auto modelo 1960 y se lanzaron a la aventura

Una pareja de jóvenes de Santa Rosa de Calamuchita comenzó a vivir el sueño que planearon desde hace cuatro años: recorrer América y llegar a Alaska. A bordo de un Siam Di Tella modelo 1960, se lanzaron a la aventura que por el momento no tiene fecha de retorno. Se trata de Emilia Lencina (28) y Gastón Oviedo (29).

Ella se desempeñaba como profesora de inglés y él era propietario de una rotisería, pero por ahora esto quedó atrás y hoy se enfocan en el arranque del periplo y en los desafíos que se les vayan presentando sobre la marcha.

El pasado jueves salieron de la localidad calamuchitana para iniciar el viaje hacia el norte. Van documentando la travesía a través de sus cuentas de Instagram, Facebook y Youtube, que se llaman “Un Siam por América”.

Desde Villa María del Río Seco, su primera parada, Emilia contó a Puntal que ya tuvieron la hermosa experiencia de sorprenderse con la solidaridad en el camino, ante algunas dificultades que tuvieron que sortear.

“Vamos a estar unos días acá, la gente nos recibió muy bien; después la idea es subir a Santiago del Estero y ya nos han invitado a Salta, así que pensamos ir haciendo recorrido y disfrutando el viaje. La intención es llegar a Alaska pero vamos sin tiempo”, contó la viajera.

-¿Cómo surgió la idea de la travesía?

– La idea fue mía, y me llevó cuatro años convencer a mi novio para que me dijera que sí. Y decidimos viajar. En un primer momento íbamos a acomodar una trafic para armar una especie de casilla rodante y después, como él tenía en el patio de su casa un Siam en desuso, nos pareció que era ideal y que iba a ir llamando la atención para poder ir vendiendo nuestras artesanías por el camino. Decidimos remodelar el auto y nos llevó unos 6 meses. En la parte trasera le sacamos los asientos e hicimos una cama, debajo de la cama es depósito y después tenemos un portaequipaje bastante grande arriba y llevamos un tanque de agua, carpa y bolsas de dormir.

– ¿En el arranque cómo los recibe la gente? Muchos viajeros hablan de la gran solidaridad que encuentran en el camino…

-Es increíble la ayuda de la gente en la ruta. Apenas salimos tuvimos un problema con la batería, a los pocos kilómetros quedamos varados. Un camionero paró y nos tiró hasta que arrancamos y pudimos llegar a un taller a que nos cargaran la batería. Después llegamos al pueblo y ya se nos había descargado. Un vecina salió, nos ayudó haciéndonos puente y seguimos. Sale gente de abajo de las piedras que te ayuda, es impresionante. Acostumbrados a lo que se escucha que pasa con robos e inseguridad, y cuando salís y ves cómo te ayudan no podés creerlo.

-¿Qué países tienen pensado visitar?

-Tenemos puntos fijos que sí o sí queremos visitar pero después donde nos van invitando vamos yendo. Pensamos hacer Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. Pero hoy nos invitaron a Venezuela, que no lo teníamos dentro del itinerario, y probablemente lo visitemos. Y después de cruzar el Canal de Panamá todavía no armamos nada, queremos esperar a llegar allí e ir viendo qué sale.

-¿También llevan bicis en el equipaje?

– Sí, los dos somos deportistas, nos gusta mucho la actividad física. Además queremos cumplir nuestro objetivo de recorrer en bici, en Bolivia, el llamado Camino de la Muerte.

-¿Conocen viajeros que los inspiraron a seguir esta aventura?

-Tenemos tres viajeros que seguimos de siempre. La familia Zapp, que son uno de los primeros, después los chicos de Viajar Vale la Pena, que viajan en una estanciera, y los de Combi Pal´Norte que viajan en una Volkswagen. Uno los va siguiendo y va perdiendo el miedo. Lo que más te paraliza es el miedo a lo nuevo, a lo desconocido. También es parte de dejar lo cómodo, la vida que ya tenés armada y segura, y largarte a lo que venga.

-¿Cómo lo tomó la familia?

-Rebien, al principio pensamos que no les iba a gustar mucho pero se coparon más que nosotros y las dos familias nos ayudaron con el auto, con las artesanías, también vendemos unas bolsas rústicas de arpillera decoradas. Nos apoyaron en todo desde el principio.

Luciana Panella. Redacción Puntal

Compruebe también

El turismo inclusivo también es aventura: Pablo tiene parálisis cerebral y pudo esquiar, visitar las Cataratas y bucear

El turismo accesible es una transformación social, cultural y económica que avanza en el mundo …

Jamaica: buenas playas, música, mucho sabor

Actividades para todos los gustos en Montego Bay. Relax a orillas del Caribe, paseos de …

Dejanos tu comentario

× ENVIAR MENSAJE POR WHATSAPP