La vacunación masiva también reduce los contagios de quienes aún no han sido inmunizados

La vacunación masiva también reduce los contagios de quienes aún no han sido inmunizados

Esa fue la principal conclusión de un estudio realizado por la prestigiosa revista científica Nature en Israel

Un reciente estudio publicado en la revista científica Nature sugirió que la vacuna producida por BioNTech-Pfizer no solo reduce el riesgo de mortalidad por coronavirus en caso de que el paciente inmunizado termine infectado, sino que además reduciría su capacidad de contagiar otras personas.

De acuerdo con este informe, por cada aumento del 20% de individuos de “una población determinada” que recibieron las dosis del laboratorio norteamericano, la cantidad de test positivos de COVID-19 entre los menores de 16 años de ese mismo lugar que aún no fueron inyectados “se redujo aproximadamente dos veces”.

Esta investigación coincide con otra similar que se realizó hace dos meses y también se publicó en Nature, que comprobó que puede existir una denominada “protección cruzada” gracias a la inoculación de dosis contra el coronavirus.

“Estos resultados proporcionan pruebas observacionales de que la vacunación no sólo protege a los individuos que han sido vacunados, sino que también proporciona una protección cruzada a los individuos no vacunados de la comunidad”, señaló el texto publicado este jueves.

El estudio detalló que tanto en los ensayos clínicos, así como también en las campañas de inoculación que llevan adelante los países, “se observó una menor carga viral” de las personas que recibieron la vacuna de Pfizer, lo que indica “una reducción de la transmisión”.

No obstante, la prestigiosa revista científica advirtió sobre la necesidad de profundizar las investigaciones ya que la vacunación “también podría, en principio, aumentar” los niveles de contagio, debido a que aquellos que ya han completado el esquema de inmunización “podrían no ponerse en cuarentena después de contactar con un paciente con COVID-19, o podrían ser menos conscientes de las medidas de distanciamiento social”.

“Por lo tanto, no está claro si, en general, la vacunación reduce la transmisión a nivel de la población, confiriendo así protección a los que no están vacunados”, aclaró la publicación.

En este sentido, el estudio remarcó que, debido a los “factores sociocomportamentales y ambientales” que intervienen en cada lugar, “ha resultado difícil determinar” con seguridad si la campaña de inmunización repercute o no “en la transmisión del SRAS-CoV-2 a nivel comunitario”.

Sin embargo, la revista científica resaltó que el caso de Israel, donde el gobierno vacunó “a casi el 50 por ciento” de sus ciudadanos en solo nueve semanas, presentó “una oportunidad única para poner a prueba estas cuestiones utilizando datos del mundo real”.

Por esta razón, los expertos decidieron analizar las cifras de infectados y de vacunados entre el 9 de diciembre de 2020 y el 9 de marzo de 2021, en diferentes regiones israelíes, tomando como base los datos de la Maccabi Healthcare Services (MHS), la segunda organización de mantenimiento de la salud más grande de ese país.

“Centramos nuestro análisis en las tasas de vacunación y los resultados de las pruebas de 177 comunidades distintas con una presunta baja tasa de inmunización natural, según se deduce de una baja fracción de individuos infectados por el SRAS-CoV-2”, explicaron.

Durante el estudio en cuestión, “para cada intervalo de vacunación y cada comunidad, se calculó la fracción acumulativa media de individuos de 16-50 años vacunados con la primera dosis de la vacuna”.Pfizer vacunó a la mitad de su población en pocas semanas (AP Photo/Tsafrir Abayov, File)Pfizer vacunó a la mitad de su población en pocas semanas (AP Photo/Tsafrir Abayov, File)

La conclusión de estos ensayos fue que existe “una fuerte asociación negativa entre la tasa de vacunación a nivel comunitario y el riesgo de infección para los miembros no vacunados de la comunidad”.

Según los datos recopilados, “por cada 20 puntos porcentuales de individuos vacunados, la fracción de test positivos para aquellos que no estaban vacunados disminuyó aproximadamente dos veces”.

“Encontramos que las altas tasas de vacunación se asociaron con menores tasas de infección en puntos temporales posteriores entre la gente no vacunada. Aunque la protección asociada a la vacuna observada en la población no vacunada es alentadora, se necesitan más estudios para comprender si las campañas de vacunación podrían apoyar la perspectiva de la inmunidad de grupo y la erradicación de la enfermedad, y cómo lo harían”, cerró el informe.

En la publicación de Nature de hace dos meses, también realizada en base a los datos de Israel, señalaba que los vacunados que se infectan con el virus presentan una carga viral cuatro veces menor que aquellos que no fueron inoculados. En esas condiciones, si bien no se puede descartar de plano que contagien a terceros, el riesgo es ostensiblemente menor.

Aquel estudio analizó los datos médicos de niños que no fueron inoculados, en unas 223 comunidades israelíes. La comparación entre ellas reveló que cuanto más extendida estaba la vacunación entre los adultos, menos probable era que los menores de edad dieran positivo.

Abrir chat
Contactanos
A %d blogueros les gusta esto: