DEJANOS TU MENSAJE
Inicio / NOTICIAS DE TURISMO / Los comportamientos molestos de los turistas, para tener en cuenta y no ser uno de ellos.

Los comportamientos molestos de los turistas, para tener en cuenta y no ser uno de ellos.

En servicios de gastronomía, hotelería, guías de turismo, oficina de informes, transporte aéreo, terrestre o marítimo entre otros, tienen muchas responsabilidades, están trabajando para que experimentemos la mejor de nuestras travesías. Pero muchas veces algunos turistas no parecen darse cuenta de ello y hacen que la experiencia sea un trastorno.

 

Para esta época de receso invernal, las entidades y empresas organizan y refuerzan programas con actividades que contengan diversión, alegría, tal vez algo de aventura, en lo posible, durante varias horas para el entretenimiento de los peques; como así también oferta motivadora y llamativa para los más grandes…

Es aquí durante y después de la experiencia, donde escuchamos generalmente la opinión de los consumidores acerca de la atención y calidad recibida por el servicio, mala o buena, que hoy se hace pública subiéndolas en las páginas propias de las empresas. Pero, qué tal si escuchamos la opinión de los trabajadores del sector turístico, la cara visible de las empresas quienes ganan experiencia y en muchos casos trabajan porque aman este sector, aunque deben afrontar muchas situaciones molestas.

Gente maleducada: hay en todas partes, partiendo desde el no pedir “por favor” ni decir “gracias”. Hay que ser tolerantes con estos comportamientos, pero son realmente muy dañinos y tiene un efecto negativo increíble y es algo que no podemos disimular.

Considerar que el empleado es un sirviente al que puedes dar un trato inferior. Algunos actúan como si sus preferencias fueran más importantes que las de los demás.

Tomarse demasiadas confianzas: tratar como si fueran sus colegas de toda la vida y ni siquiera se paran a pensar que están trabajando, como llamar la atención de los mozos silbando, chasqueando los dedos o golpeando la mesa/barra.

Tomar cosas de un sector del servicio sin pedirlas: hay personas que creen que pueden disponer de todo aquello que está al alcance de la mano sin dar cuentas a nadie, como tomar cubiertos, objetos, souvenirs, merchandising, sin preguntar, sin pedir permiso ni utilizando palabras amables.

 Pedir cambios en los platos por capricho: los cocineros pasan mucho tiempo diseñando sus platos. Es comprensible que las personas con intolerancias o alergias pidan que se les prepare un plato personalizado; pero exceptuando estos casos, a mozos y cocineros les molesta, y con razón, que los clientes traten de alterar sus platos solo por manías o caprichos.

Pedir todo junto y querer pagar por separado: es una práctica habitual, e incluso puede ser comprensible, pero si el restaurant está lleno puede volver locos a los mozos que en un grupos de 10 personas que piden 10 cosas diferentes y el que ha pedido te dice ‘cóbrame una’.

Hacer una reserva y no presentarse: un restaurante que funcionan con reservas, lo hace para poder organizar el trabajo y así dar un buen servicio, de las cosas que más molestan es que la gente sea impuntual. Aún peor es que la gente, directamente, no se presente. Y ni siquiera llame para avisar.

 

Tiempo cumplido y quedan clientes: ya es hora del cierre del local y de a poco se comienza con la limpieza, mientras algunos clientes no tienen interés de retirase, y peor aún, piden una última copa o algo por el estilo.

Específicas de hotelería: cuando los huéspedes comen en las habitaciones; dejan todo desordenado, tratan de irse sin pagar lo consumido del minibar, querer ingresar a las habitaciones antes de la hora estipulada o retrasarse en la entrega de la habitación, llevarse toallas, sábanas y todo lo que entre en las valijas y más!

 

Tener los auriculares conectados durante el servicio de comida y bebida en vuelos.

No respetar la asignación de asientos simplemente piensan dónde se van a sentar en lugar de seguir su número de asiento impreso en su tarjeta de embarque.

 Subestimar la importancia del trabajo de un auxiliar de vuelo lo más molesto son los pasajeros que piensan que somos literalmente mozas.

Sacarse fotos y selfis todo el tiempo sin prestar atención a las indicaciones de guías o personal responsable.

Quienes llevan a cabo estas propuestas son profesionales, responsables, capacitados no sólo para atender sino para estar atentos y accionar ante cualquier emergencia de salud o un siniestro, además de ser “el libro gordo de Petete” para responder a preguntas sobre direcciones, horarios, precios, aunque sea sobre la competencia…  Como clientes, deberíamos evitar ciertas prácticas no sólo por civismo, sino también para que no acaben odiándote en todos los establecimientos, lo que evitará que te lleves más de un disgusto.

Silvia Poblete

Técnica Universitaria en Turismo

Compruebe también

Presentaron la Temporada 2021 de Avistaje de Ciervos en Brama

Con la presencia  de la Secretaria de Turismo de La Pampa, Dra.  Adriana Romero , …

LA CAT SE REUNIÓ CON EL MINISTRO DE TURISMO Y DEPORTES

El Comité Ejecutivo de la CAT, encabezado por su presidente, Aldo Elías, se reunió ayer …

Dejanos tu comentario