Vacaciones de invierno: tres destinos cerca de la Capital Federal para escaparse de la rutina

Vacaciones de invierno: tres destinos cerca de la Capital Federal para escaparse de la rutina

Horarios, tráfico y filas. Quienes busquen huir de estas cuestiones tan tediosas, pueden hacerlo cerca, a pocas horas de la Ciudad. En estas vacaciones de invierno, los esperan aguas calmas, postres locales y hasta una casa barco. Opciones imperdibles para pausar la rutina y olvidarse del estrés.

San Nicolás de los Arroyos

¿Una casa barco? En plena ciudad de San Nicolás de los Arroyos, los más chicos pueden descubrir la Casa Barco Irupé del poeta nicoleño Oscar Cafiero, quien vivió el sueño de construirla. Ahora, esta singular vivienda es uno de los puntos preferidos de las familias que llegan a la ciudad en plan de vacaciones o como escapada de la Capital.

Situada a sólo 240 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, San Nicolás tiene atracciones para grandes y chicos, para disfrutar o simplemente descansar. Sus calles calmas invitan a realizar caminatas en familia para conocer cada parque, plaza o un atardecer inolvidable. El lugar ideal para ver la puesta del sol es el Paseo Costanero, de cara al Río Paraná. Recientemente renovado, este espacio cuenta con senderos accesibles para personas con movilidad reducida.

Otro de sus hitos es el Santuario de la Virgen del Rosario. Construido frente al río, constituye una de las postales más imponentes de la ciudad. Lo rodea un colorido espacio repleto de puestos feriantes, donde los vendedores ofrecen un sinfín de recuerdos y dan cuenta del cálido trato nicoleño.

Alrededor de la Plaza Mitre, los viajeros descubren las propuestas gastronómicas de San Nicolás, como El Café de La Plaza, reconocido por su volcán de chocolate; el restobar La Mira, con su pintoresca galería central; o el bar Villa Rocca, con una barra que ofrece tragos de autor y cervezas artesanales de origen patagónico. Este último local es uno de los puntos más recomendados para salir en pareja o con amigos.

La ciudad cuenta con otras atracciones por fuera del área propiamente turística, como el barrio Somisa, situado al límite sureste. De espacios verdes, aguas calmas y construcciones sorprendentes como la triangular parroquia del Espíritu Santo, esta área menos conocida invita a las familias a pasar una tarde tranquila, para olvidarse definitivamente del estrés.

San Pedro


Quien no probó la ensaimada, tiene que visitar San Pedro, capital nacional de este imperdible dulce de origen mediterráneo. La ciudad exhibe orgullosa su alimento insignia en su circuito gastronómico, donde restaurantes, confiterías y cafés compiten por ganar la atención de los viajeros que buscan descubrir el sabor de esta experiencia.
Por supuesto que no todo es ensaimada en San Pedro, un pueblo de paisajes calmos donde las caminatas y las bicicleteadas son postales comunes antes del atardecer. Una de las curiosidades de su costanera es el Vía Crucis, que plantea un recorrido a través de una barranca verde que incluye un anfiteatro y termina de cara al Río Paraná.

Los paseos de la ciudad también pueden incluir una merienda en algunos de sus más pintorescos locales, como la casa de té Bohemia, de decoración lúdica. Un poco más lejos, en las afueras de San Pedro, está La Campiña. Es otro punto gastronómico de renombre turístico que incluye la visita a un área decorada con la más bonita vegetación.

Chascomús


A medio camino entre Buenos Aires y los destinos tradicionales de la Costa Atlántica vía Ruta Provincial N° 2, está Chascomús. Reconocida por su laguna, esta ciudad permite paseos costaneros, descansos al aire libre, exploración de la vida autóctona y deportes náuticos. Cada quien encontrará una atracción adecuada para sus gustos en torno a esta vistosa formación natural.

Los alrededores de la laguna resultan ideales para realizar actividades saludables como caminatas, running y bicicleteadas en familia, con un espacio de juegos con opciones para personas con movilidad reducida. También, tienen bares, cafés y otros puestos gastronómicos para disfrutar luego de realizar estas prácticas o simplemente para compartir una merienda con una vista privilegiada del lugar.

Los que buscan divertimentos más casuales, pueden acercarse a la zona de la escalinata, un spot de mateadas y picnics para descubrir el estilo de la ciudad. En cambio, quienes prefieren la aventura, encontrarán alternativas deportivas como windsurf, kitesurf y regata, entre otras. Los más chicos podrán divertirse reconociendo la biodiversidad de la zona, donde habitan garzas, gaviotas y patos, entre muchas otras especies.
Por último, toda visita a Chascomús no puede omitir la antigua Estación de Ferrocarril, con su museo ferroviario, y una recorrida por el Parque Los Libres del Sur, un área multieventos de acceso gratuito repleta de ferias, música en vivo y exposiciones ideadas para toda la familia.

Abrir chat
Contactanos
A %d blogueros les gusta esto: