Entre Huarpes y conquistadores, recorremos el cautivante “Pueblo Viejo” de San Juan

San Juan celebra un nuevo aniversario de fundación. Por supuesto que este día es célebre en toda la provincia, pero vamos a situarnos en la zona que recorrieron las expediciones españolas y puntualmente donde resolvieron marcar un antes y un después en la historia de este territorio cuyano.

Nos vamos al “Pueblo Viejo”, en Concepción, conocido popularmente así porque es la zona fundacional. Está situada al norte, dentro de la Capital sanjuanina. Es una zona que posee personalidad propia, muy cerquita de la zona céntrica, pero por estos hechos está siempre ligada a la historia.

Las expediciones de españoles, pertenecientes a la Capitanía de Chile, que era una división territorial menor y dependía del Virreinato del Perú llegaron con un objetivo, el de conquistar a las poblaciones de aborígenes Huarpes quienes eran nativos y tenían desarrolladas técnicas adaptadas a la supervivencia de estas zonas semidesérticas.

Es así que un 13 de junio de 1562 Juan Jufré de Loayza y Montesa funda San Juan de la Frontera, en honor al santo patrono San Juan Bautista y por llegar hasta la frontera con Tucumán.

El mismo día del acto fundacional, en el que se leyó y firmó un acta, Jufré repartió entre su gente los solares de la ciudad, en cuyo plano puede observarse alrededor de la Plaza Mayor o de Armas, el Cabildo, la Iglesia Matriz y la Hermandad de Santa Ana, más lejano de la plaza otras iglesias y conventos y los solares de los otros vecinos fundadores.

A partir de ese momento y hasta 1954 esta nueva población estuvo ubicada en el denominado “Pueblo Viejo” pero por motivos de reiteradas inundaciones del río San Juan, Luis Jufré (hijo de Juan Jufré y fundador de San Luis de Loyola Nueva del Río Seco) en 1593 decide trasladar veinticinco cuadras al sur, a su actual emplazamiento, donde hoy se ubica la plaza principal 25 de mayo y la Catedral, en pleno centro sanjuanino.

Sin embargo, tras los años, el Pueblo Viejo siguió creciendo; en habitantes, edificios religiosos, educativos, hogares y comercio consolidándose como un importante sector social. La plaza con gran protagonismo e importancia histórica fue denominada Juan Jufré.

En 1870 se realizó la primera división política de la provincia en 18 departamentos denominándolos como ciudad, en los que el sector de este Pueblo Viejo pasa a denominarse oficialmente Concepción.

Pero el terremoto de 1944 en la provincia causó graves daños edilicios y humanos, dejando en la ruina y prácticamente sin testigos del progreso logrado. Luego, los sanjuaninos trabajaron duro para revertir tantos males.

En la plaza hay un gran monumento en conmemoración a este hecho histórico, y es Patrimonio Histórico Nacional. Realizado en 1947, con rocas extraídas del Cerro Blanco de Zonda, se observa la escultura del fundador, Juan Jufré, orientada hacia el Sur, montado en un caballo con la cabeza gacha, indicando el cansancio de la larga travesía. Y en el reverso de la misma, aparece una mujer española, símbolo de la patria del conquistador, delante de ella, como hijo protegido por la madre, la efigie de un niño que representa a la joven ciudad de San Juan. En el basamento de la obra se destacan grandes figuras en relieve, sobre la fundación y los Huarpes, cuadros que recuerdan a los navegantes españoles de la época y a los aborígenes que fueron los primeros pobladores de la primitiva aldea.  Esto es obra de un gran artista plástico, sanjuanino por adopción Miguel Ángel Sugo.

Cada 13 de junio bajo el cálido sol o con la compañía del viento Zonda, sobre la tradicional calle Juan Jufré se celebra el desfile cívico- militar y la presencia de las agrupaciones que integran la destacada Federación Gaucha Sanjuanina. Es una localidad con importancia, sus calles son conectoras entre departamentos como calle Mendoza, Avenida Rioja, calle Gral. Acha, Tucumán y la avenida Rawson que se convierte en la mística Ruta 40 y por ende muy transitadas.  La nueva e interesante Iglesia de Concepción, que reemplazó a la caída en el terremoto, establecimientos bodegueros como la Bodega López Peláez y La Antigua Bodega, que en la actualidad no funcionan como tal pero son testigos del progreso económico de otras épocas, los barrios tradicionales como el Bº Mallea, Villa América, Villa Urquiza entre otros, que a su vez fueron cuna de espacios deportivos como el Concepción y Social San Juan de hockey sobre patines, el Club Julio Mocoroa de boxeo y junto al Barrio San Martín (uno de los primeros en tener edificios de 7 pisos), el Club Atlético San Martin que es popularmente conocido por el fútbol en lo que era el Nacional B y en primera división con el equipo del verdinegro sanjuanino.

Infaltable la fotografía con la llamativa palmera de 2 brazos, de las cuales hay 2 en esa especie, y ésta es la única en Sudamérica.

En fin, El Pueblo Viejo tiene mucho para contar, mucho para compartir y muchos rincones para recorrer, nos lleva por la fundación, historias anteriores al terremoto, actos revolucionarios políticos, arte escultórico en su plaza, mucha pasión por el deporte y tradiciones familiares que logran enriquecer y distinguir esta querida zona de San Juan.

por Silvia Poblete

*Técnica Universitaria en Turismo.
*Diplomada en Gestión Publica del Turismo
*Diplomada en Turismo Religioso
*Integrante de la Comisión Argentina de Turismo Religioso
*Trabajo en Turismo de la Municipalidad de Villa Mercedes, San Luis.

Abrir chat
Contactanos
A %d blogueros les gusta esto: